Nuestra creencias

La Iglesia Evangélica de Durango-ko Eliza Ebanjelikoa cree:

  1. En la existencia de un solo Dios Todopoderoso compuesto por tres personas (Padre, Hijo y Espíritu Santo), quien creó todo lo que existe (2ª Corintios 13:14; Efesios 2:18; 1ª Pedro 1:2).
  2. Que la Biblia ES la Palabra de Dios que fue escrita por fieles siervos de Dios inspirados por el Espíritu Santo, como en ella misma se afirma y que por lo tanto es  infalible en sus documentos originales (2ª Timoteo 3:16-17; 2ª Pedro 1:21.). Así tenemos a la Biblia como autoridad y guía de nuestra  fe y conducta.
  3. Que la humanidad se apartó de Dios incurriendo en el pecado y por lo tanto el ser humano está alejado de Dios y de la vida eterna con Él (Romanos 3:23)
  4. Que Jesús se encarnó en el vientre la virgen María (sin que mediara varón) para entregarse en sacrificio sustitutorio en la cruz y así pagar por los pecados de la humanidad (Romanos 5:18-19; 6:23).
  5. Que cada uno de nosotros, como  pecadores, sólo podemos ser salvos por la fe en el sacrificio de Cristo (Efesios 2:8-10), pidiéndole perdón y que limpie con su sangre santa e inocente las culpas personales que hemos cometido (Colosenses 2:13-14).
  6. Que la persona salva tiene en sí la seguridad de su salvación aquí en la tierra (Romanos 8:14-19; 1ª Juan 5:10-12).
  7. Que Cristo murió, pero que también resucitó de los muertos probando así que la vida eterna es algo que Dios ha preparado para los que crean en la oferta de salvación que nos hizo por medio de Cristo (1ª Corintios 15:20-21).
  8. Que es imprescindible que el nuevo creyente experimente la regeneración y guía a una vida de santificación por la obra del Espíritu Santo, lo que Jesús denominó como “nuevo nacimiento” (Juan 3:3).
  9. Que la verdadera iglesia de Dios está compuesta por aquellos que han creído, se han arrepentido de sus pecados y han pedido a Dios personalmente que los limpie con la sangre vertida en la Cruz, sin importar la denominación cristiana a la que pertenezcan (Miqueas 4:2; Marcos 9:38-40; Juan 17:20-21).
  10. En el sacerdocio universal de todos los creyentes, que cada cristiano tiene acceso directo a Dios sin necesidad de intermediarios (1ª Pedro 2:5).
  11. Que el bautismo es por inmersión y que también es una decisión personal, que lo debe realizar la persona consciente de lo que significa e implica dar este paso (Hechos 8:12).
  12. Que el Espíritu Santo sigue obrando, sanando y dando dones a su Iglesia, por lo tanto debemos buscar con fe que Dios obre y nos ayude en la obra o ministerio que nos encarga (1ª Corintios 12:1-10).
  13. En la necesidad de que la Iglesia de Dios se esfuerce en la labor que Cristo nos encomendó antes de partir (Mateo 28:18-20), predicar el evangelio a todo el mundo, pues la salvación y esperanza de la humanidad depende de su respuesta a la obra que Cristo realizó en la Cruz por nosotros (Juan 14:6; Hechos 4:12).
  14. Que el creyente no sólo debe dar testimonio con sus palabras, sino con un ejemplo de vida íntegra y coherente con lo que cree y mostrando su amor al prójimo (Hebreos 12:14; Lucas 10:25-37).
  15. Que un día Jesús volverá como Mesías poderoso, no sufriente como la primera vez, y pondrá  fin a la carrera de este mundo y  juzgará a la humanidad (Mateo 24:29-51; Apocalipsis 19:11-16).
  16. En la vida eterna y la resurrección de los muertos sea vida a eterna con Dios o a separación eterna de Dios (Mateo 24:29-51; 1ª Tesalonicenses 3:13; 4:15-18).